Características de una buena nutricionista

¡ Hola “doctora”, vengo a  donde usted, porque el médico me dijo que estaba gorda y la mejor dieta era cerrar la boca! .

Ese tipo de frase es la que recibo de varios pacientes….. Insólito! , como si cerrar la boca fuera el tema central para bajar de peso.

 

¿Sabías que dejar de comer, te hará bajar de peso, pero no específicamente grasa, sino que perderás tu masa muscular, dejándote con + composición de grasa que masa muscular?, esto se traduce que si sigues consumiendo las 1500 calorías de antes, ésta ahora irán a depósito y ganancia de peso.

La mejor dieta para bajar de peso …
La nutrición ha transcendido, ya no hablamos de comer la famosa “lechuguita”, sacar el azúcar, el pan, …..Es por esto que se hace importante encontrar un buen profesional de nutrición… pero ¿Qué características debe tener una buena nutricionista?

Tanto la anorexia, bulimia y obesidad vienen de un sentimiento profundo insatisfecho de amor y de afecto, ¿Cómo fue tu relación madre – hijo en la cual existe o existió un conflicto ?.

En el caso de la anorexia se suele asociar con un intento de hacer morir de hambre mi vació interior para desaparecerlo y que no quede absolutamente nada. Dicho de otro modo, sigo viendo mis necesidades afectivas y emocionales muy grandes y me siento vencido por ellas.

Es la razón por la cual rechazo el alimento que representa a mi “madre”, porque siempre tuve la sensación de sentir únicamente su poderoso control materno en mi juventud.

En el caso de la obesidad suele asociarse como una forma de protección que acumulo continuamente en mis pensamientos interiores. Hay un vacío entre yo y el mundo exterior. Frecuentemente, la obesidad se produce después de un gran golpe emocional o una pérdida importante, y el vacío vivido se vuelve muy difícil de soportar.

En el caso de la bulimia hay intento  de llenar emocionalmente un profundo vacío interior en mí  y a la vez un odio tan grande (asco, desprecio). Este vacío lo quiero llenar a toda costa, prefiriendo dejarme dominar por el alimento (la vida) en vez de abrirme a la vida.